Un pulso al teatro nuestro

Para Jochi es fundamental fomentar un público que aprecie cada puesta en escena. Foto: Cristian Domínguez
Para Jochi es fundamental fomentar un público que aprecie cada puesta en escena. Foto: Cristian Domínguez

Habla con pasión de su trabajo en las tablas. No puede ser de otra forma para quien ha pasado 16 años al frente de un grupo de teatro. Para él resulta imprescindible que, desde las artes escénicas,  se le regale al público una propuesta enriquecedora y,  sobre todo,  en la que prime la calidad.

José Miguel Díaz es el director de Estro de Montecallado, un conjunto heredero de referentes diversos,  pero con sus esencias en Bejucal.

Y si de puestas en escena de excelencia se habla, también es vital, en palabras de Jochi, formar a un público capaz de apreciarlas.  Sobre ese particular compartimos en un ejercicio de reflexión, como tomarle el pulso al teatro hecho por y para mayabequenses.

¿Existe en la provincia una cultura del teatro?

“La programación y la sistematicidad conforman a público. Si las personas no saben lo que es el teatro, no tendrás un público ni en Mayabeque ni en ninguna parte.

“Creo que el público existe, está ahí; pero a veces hay sitios a donde llegamos por primera vez y ese público descubre el teatro. Si a ese lugar llevamos una propuesta  de mala calidad, ellos dicen que el teatro no le gusta porque no les habla, no existe un diálogo; pero si brindamos algo bueno, esas personas reaccionarán de modo positivo.

“Muchos culpan a las tecnologías, pero al teatro no lo matan las nuevas tecnologías, lo hace la queja constante de sus hacedores a la hora de concretarlo, la banalidad de sus directivos al no promocionarlo; esos son factores que si afectan al teatro. El teatro se hace visible, se sistematiza con un espacio en el que usted pueda focalizar ese quehacer, entonces ahí habrá un público”.

Acerca de esa indispensable presencia del teatro en cada rinconcito de Mayabeque y de cómo construir una audiencia, también comentó José Miguel. “Durante julio y agosto el trabajo adquiere un sentido muy especial. Ahí se detiene toda la etapa creativa del grupo para apelar a la programación que la dirección provincial de cultura prepara, se conforma entonces una brigada en la que se unen otros grupos teatrales del territorio y realizamos un periplo por todas las comunidades de difícil acceso (en ocasiones hemos realizado casi 70 funciones en esas temporadas)”.

Estudios Montecallado es otra de las empresas que lo ocupan junto a algunos actores del conjunto, quienes son Máster en Proceso de la Enseñanza de las Artes. “Este es un proyecto de iniciación teatral al que han asistido personas de varios municipios. En 2016 será el noveno año de su realización continúa. Tiene como función preparar al niño para que en breve tiempo sea capaz de subir a la escena, pierda el miedo a enfrentarse al público y que ellos sean dueños de las tablas. En este espacio se compromete a la familia, a los vecinos y creamos entonces ese necesario público”.